Una de España: fascista

Resultado de imagen de fotos de mussolini

Me llama la atención y no poco como se emplea el término tan extendido hoy, y que sin embargo forma parte de otra época, de la que según veo todo el mundo opina, como si esto fuera una cuestión de opinión, y para más inri, sin versar. La palabra en cuestión no es otra que “fascista”.

 

El fascismo es una ideología y un movimiento político que surgió en la Europa de entreguerras (1918-1939) creado por Benito Mussolini. El término proviene del italiano fascio (‘haz, fasces’), y éste a su vez del latín fascēs (plural de fascis).

 

He pegado más arriba el acote de lo que significa dicha palabra y su procedencia para que sepamos de donde procede.

 

De igual forma que también hoy día se utiliza la palabra Hippie para determinar según qué cosas y qué conceptos; está muy bien. Pero no podemos olvidar que dicha palabra surgió del movimiento pacifista en EE.UU  en  la década de los sesenta. Pues con la palabra fascista debemos hacer lo mismo; saber su procedencia.

Me hace «gracia» oírla muchas veces en boca de quién la utiliza para darse importancia en lo que dice, pero que sin embargo, y ahí está lo triste, no tiene ni pajolera idea del verdadero y horrendo significado de la misma: la dice con la misma rapidez que un tonto pisa un chicle en una calle que no es la suya.

 

Podemos llamar muchas cosas a las personas. Pero no se puede emplear dicha palabra si de verdad no hay más que reprobados motivos. Porque creo que con ello se infiere y no poco, en por ejemplo, utilizar dicho termino como un insulto más. El insulto —que no es uno más— está en emplearla de forma mecánica y sin recato, hacia los crímenes contra la humanidad qué ha habido en referencia al fascismo, que sí que los hubo, y que esperemos por el bien de la humanidad no se vuelvan a repetir, y por supuesto a todas aquellas víctimas que de forma directa o indirecta fueron salpicadas por tan atroz doctrina.

 

En nuestra España de hoy es harto común oír esta palabra. Se escabulle de los labios de los jóvenes y a veces de los no tan jóvenes, con la misma trivialidad con la que se emplea hijo de puta. Aunque esta última sea malsonante, lo es más la otra, por la repercusión que conlleva.

Lo cierto es que resulta absolutamente triste que se emplee con la mayor rabia y con el mayor objeto de hacer daño; porque, aunque muchos de los que la emplean, no sepan del todo su procedencia, si que han aprendido que dicha palabra es muy dañina.

Cada  vez que la oigo, no puedo dejar de pensar en todo lo que hay detrás de ella: la Italia de Mussolini acuñó dicha palabra; la Alemania de Hitler la llevó hasta el mayor de los extremos con el holocausto nazi; la España de Franco la alargó más en el tiempo, hasta su muerte. Y por lo que veo no fue suficiente esa prolongación en el tiempo para olvidarla, pues esa palabra se ha quedado indeleble en las mentes de muchos españoles: que empiezan a utilizarla como cuando nació de Mussolini; desde la estupidez más absoluta y desde el odio a todo lo que representa la vida.

2 comentarios en “Una de España: fascista

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s