A once campos de futbol

La primera vez que llegué a Abogblogshie, uno de los vertederos más tóxicos del mundo, en Acra, capital de Ghana, me preguntaba quién era yo. Al mirarme, no tenía piernas ni brazos, ni tronco; no tenía nada, era invisible. ¿Estaba muerto o soñaba que lo estaba? Supuse que si yo no podía verme tampoco podrían … Sigue leyendo A once campos de futbol

Anuncio publicitario