Clic

No se secan estas lágrimas que pican en los ojos y escuecen en el corazón: se han ido los que no están. Sólo queda el alivio; como un pequeño hilo, retrospectivo, casi olvidado, del obturador, al que me parece oír con su clic lejano, como un bálsamo necesario en su vago intento a la inmortalidad. … Sigue leyendo Clic