Nuestro, vuestro…

Basura, De Plástico, Filipinas, Cebú, La Pobreza, Niño

En agosto hizo tres años que llevo publicando en el blog literario que creé en 2017. Muchas gracias a todos por vuestro apoyo en el proyecto, del que siempre diré y digo, que sin vosotros no tendría sentido nada. Es vuestra opinión y vuestra forma de acabar lo que uno escribe, el mejor de los resultados posibles, sin el axioma político al que estamos sometidos por unos afortunados, unas “celebritys”, que de alguna manera, “han descubierto lo que hay detrás de la muerte” y es evidente que no quieren contárnoslo; por si se da la vuelta a la tortilla y somos nosotros quien se lo contamos a ellos: no tendría gracia… Aunque no es mi caso, eso seguro.

Hoy en día es muy fácil publicar cualquier cosa de modo particular. Pero lo cierto es que no siempre publicar es lo mejor. A veces hay que saber callar para más tarde saber contar. Desgraciadamente no es lo que se destila en estos tiempos. Donde parece, que hacerse notar es una necesidad vital. No hace falta hacer nada para destacar, a no ser que se haga  para contar algo  que no sea a nuestro EGO. Es un verdadero placer remar contra-corriente, mientras desastrosamente se ve al grueso —la gran mayoría— luchando por quitar el polvo de los asientos que pueden hacerlos “triunfar”; el mundo funciona así. Nos han enseñado bien, qué duda cabe. Hemos hecho que así sea. Pero es una gran mentira. Que siempre ha costado cara y seguirá haciéndolo; es la hipocresía. Las ganas de definir dos bandos; los ricos y los pobres.

Las personas que han llegado a formar parte de ese gremio de “celebridades” no mirará nunca la vida sino desde su asiento, desde su reputada óptica infalible. Cayendo en la desgraciada aptitud de tenerlo todo bajo control con su verdad absoluta.

El único triunfo  —si es que así se le puede llamar—  está en percatarse de lo nimio, del placer de la imaginación, de ser homo sapiens, de lo que nos rodea…, que no es otra cosa que la naturaleza pidiendo a gritos que la queramos: de lo contrario, moriremos, que es lo que estamos haciendo ahora mismo. Y además, lo haremos, pensando que no somos humanos, que estamos por encima de todo. Al final, nuestro cerebro, tan poderoso él,  ha construido esta súper-sociedad que se divide contemplado las trivialidades del consumo. Alimentando nuestra desfachatez de “personas”, sin inmutarnos ante imágenes tan duras como la de un niño refugiado ahogado en una playa. Y digo en una playa, y no, en- qué – playa…, porque podría ser la de cualquiera. Lo dejo ahí, para que el resto lo haga vuestra fértil imaginación.

Es lamentable, deleznable, horroroso, ver a esta sociedad, insostenible en el siglo 21. No hace falta que haya guerras, no al menos por lo que entendemos —en su concepto literal— como guerra. Todos los días se lidia una guerra, con sus crímenes, con —a priori— sus vencidos y sus vencedores. Lo hacemos con nuestra falta de respeto a todo lo que nos rodea. Somos destructivos, nos han enseñado a serlo. Queremos ocuparlo todo, como si nos perteneciese. Al mundo hay que  dejarle su espacio.

 Para volver a ser un poquito persona, deberíamos de mirar a los llamados países pobres; siempre nos están dando lecciones. Aunque ello, no les libre de estar ocupándose de nuestro residuos, de la mierda que nos invade.

Desde el envenenamiento de Sócrates. Con dos guerras mundiales a nuestras espaldas, una guerra fría, que creo no extinta, hasta la actual guerra mundial; quizás la más importante por librar. No hemos hecho otra cosa que mirar para otro lado. Huir de la triste realidad. No va con nosotros. Nosotros ya tenemos una vida de la que ocuparnos: “la nuestra”.

Quizás, para cuando nos demos cuenta de que “nuestra” es la de todos, hayamos vuelto a nacer en otro planeta, con la misma sensación que tuvo el primer mono al bajar de los árboles.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s