¡Pónselo tú!

Hombre, Rostro, Surrealista, Imaginación

Sencillamente, salió de allí. Dejó a la ciudad tras de sí, con su peso muerto encima de la barra del bar; en los adoquines del pavimento; en los plásticos; en las luces artificiales de aquel monstruo que no descansaba nunca, imperando sobre todo y sobre todos: sin espacio, sin aire.

Harto de las monsergas. Sobre quién tiene razón. De verdades avispadas sobre  la vida. Sobre cómo vivirla. De si tú tienes…, o el otro…

Ya en la lejanía, cuando la ciudad apenas se dejaba ver, sino fuera por el chisporroteo incesante de las miles de luces que luchaban por escapar de su trazabilidad. Los pasos de uno, se oían al compás de su aparente soledad. Teniendo la sensación de ir por un paseo virgen; un trazo todavía no diseñado,  porque  pensó que, a nadie se le ocurrió lo mismo aquella noche. Le pareció genial, sin ambages, sin otras colas añadidas, sin otra interpretación que no fuera aquella. Quizás, con la diferencia, de que a él no se le  pasó por la cabeza tener que convencer a nadie, ni de aquello, ni de nada. Ese momento le pareció…, a las aguas de un río, que lejos de luchar por un sitio, disfrutaba de él, dejándose llevar, sin realidad —qué es subjetiva—. Quizás, solo quizás, una interpretación, una sensación, un sueño de otro sueño que se parece a la libertad…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s