En cambio la bota, sí

Al abrir la puerta vio que era el cartero. Le firmó la entrega. —¿Quién era, Osvaldo? —Nadie cariño, —se escondió la carta— se han equivocado. Aquella noche se la pasó escribiendo y corrigiendo: necesitaba aquellos diez mil euros, de lo contrario embargarían el barco donde vivían. Cuando el jurado leyó su escrito; les pareció una … Sigue leyendo En cambio la bota, sí

¿Cíborg?

  Aunque el moribundo no era lo que se dice un humano autentico, no sé por qué, tuve la sensación de que cuando le extrajera la tarjeta de memoria, detrás, estaría el compartimento de su líquido reproductor. Era de noche, de modo que me estaba costando distinguir… «¡Ahí estás! Ya te veo».   Abrí el … Sigue leyendo ¿Cíborg?